LOGOTD2016 2

Sábado 17 de Noviembre de 2018

+57(1) 361 87 14

Sexting, sus consecuencias y una breve reseña sobre el mismo.

Hoy en día, alguien que tenga un simple dispositivo con conexión a Internet puede documentar su vida y compartirla con cualquiera y donde quiera.

Compartir nuestras vidas se ha convertido en algo tan sencillo que ya no pensamos dos veces en qué tipo de información vale la pena compartir; confiamos por completo en estos servicios. Publicamos miles de fotos de nuestras últimas vacaciones, damos nuestra opinión (ya sea positiva o negativa) sobre cosas que nos parecen interesantes o importantes y compartimos nuestra intimidad con nuevas amistades virtuales, gente que en la vida real son puros conocidos.

 

Sin embargo, Internet no es un lugar para almacenar tus datos personales, secretos o archivos. El hecho de que la gente no entienda este concepto tan simple, plantea un problema a gran escala.

 

En este artículo, trataremos una de las formas de interacción online: sexting. Esto puede tener serias consecuencias que nunca deberíamos subestimar.

 

¿Qué es el sexting?

 

El concepto de "Sexting" surgió en el 2005. Se trata de una palabra compuesta de otras dos: "sexo" y "texting", y es un concepto que presupone compartir información íntima a través de mensajes de texto, fotos o videos.

 

Actualmente, las tecnologías de las que disponemos hacen que el sexting sea una actividad que no requiere de ningún esfuerzo. Con un solo click puedes hacerte fotos y enviarlas mediante una app de mensajería instantánea (del tipo de WhatsApp, Viber, Snapchat o Skype), escribir mensajes personales en redes sociales o cualquier otra forma de compartir información.

 

¿Quién necesita hacer esto?

 

Para poder comprender la magnitud de este fenómeno, puedes entrar en cualquier red social y escribir la palabra "sexting" en el buscador. Es bastante paradójico: algunos padres, como es de esperar, se sorprenden del hecho de que sus hijos no tengan ningún problema en enviar fotos de ellos desnudos a desconocidos, sin pensárselo dos veces. Continuamente vemos publicadas historias sobre gente que intentó hacer sexting y se les salió de control.

 

Según Sex and tech (Sexo y tecnología, en español), una investigación reciente que se llevó a cabo en el 2015 por la Campaña nacional para la prevención del embarazo de los adolescentes y el embarazo no deseado (The National Campaign to Prevent Teen and Unplanned Pregnancy, en inglés), el 39 % de los adolescentes (de entre 13 y 19 años) y el 59 % de los jóvenes (de entre 20 y 26 años) han enviado alguna vez contenido de ámbito sexual. El 48 % de los adolescentes y el 64 % de los jóvenes admite haber recibido mensajes de este tipo en alguna ocasión.

 

Los encuestados también han admitido que han hecho sexting no solo con sus parejas, sino con gente que les gustaba (el 21 % de chicas y mujeres jóvenes, el 39 % de los adolescentes y el 13 % de hombres jóvenes). Y lo que es peor, el 15 % de los adolescentes y el 13 % de los jóvenes hicieron sexting con gente que conocieron por Internet y nunca han visto en persona. Cabe destacar que las estadísticas no difieren mucho entre los jóvenes de entre 20-26 años y los adolescentes.

 

 

Teniendo esto en cuenta, el 75 % de los adolescentes y el 71 % de los jóvenes admiten que hacer sexting puede traer serias consecuencias. Curiosamente, los adolescentes son más conscientes de estos peligros que los jóvenes, sin embargo, esto no los echa para atrás a ninguno de ellos.

 

¿Qué tan malo puede ser?

 

Los peligros del sexting están claros: las fotos, videos y mensajes privados, pueden dejar de serlo en cualquier momento. Los canales de comunicación actuales permiten compartir información rápidamente, por lo que perdemos rápidamente el control sobre lo que compartimos desde el momento en que lo hacemos. El contenido privado puede hacerse público en muchas situaciones como estas:

 

– La persona que recibe las fotos de contenido sensible podría compartirlas en canales públicos, ya sea de forma consciente o inconsciente.

 

– Un hacker podría acceder al contenido del smartphone que se sincroniza automáticamente y se almacena en la nube.

 

– Al sufrir el robo o la pérdida de un dispositivo en un lugar público, este podría caer en manos de un desconocido.

 

– Unos hackers podrían acceder a la cuenta de una víctima en su app de mensajería e introducirse en su carpeta de fotos privadas.

 

Es posible que la víctima no se dé cuenta de inmediato de que sus fotos privadas se han filtrado en Internet, y estas podrían salir a la luz incluso años más tarde de que fueran tomadas. En cuanto se filtran en Internet, pueden tener graves consecuencias. En primer lugar, este contenido podría utilizarse para el chantaje, independientemente de la edad: tanto los adolescentes como los adultos tienen razones para querer que esas fotos no se hagan públicas, sin importar el precio. Por lo tanto, los chantajistas podrían amenazarlos con compartir estas imágenes, por ejemplo, con personas que no deberían verlas. Esto debe tenerse en cuenta incluso cuando se comparten este tipo de fotos con una pareja.

 

Si las fotos privadas se ven comprometidas, podrían acabar publicadas en páginas web de pornografía. Esto podría dañar la imagen de la víctima tanto en la red como en la vida real y crearle graves problemas. Además, los familiares o compañeros de trabajo de la víctima podrían ver estas fotos y esto podría causar un gran impacto en su vida.

 

Una de las desagradables consecuencias del filtrado de este tipo de fotos es el ciberacoso, algo que se ha convertido en una gran amenaza para los adolescentes. Si se hace pública la foto de un adolescente desnudo, sus compañeros podrían verla o podría terminar en una página de pornografía, por lo que podría sufrir acoso, intimidación o incluso llevarlo al suicidio. Para poder comprender la magnitud del problema, te recomendamos la película de Silencio roto y dos películas que tienen el mismo nombre: Cyberbully (una del 2011 y otra del 2015).

 

El caso de Amanda Todd es un ejemplo de las terribles consecuencias del sexting. Alguien que conoció en Internet la convenció para que le enseñara los pechos delante de la cámara e hizo capturas de pantalla para aterrorizarla y atormentarla en numerosas ocasiones. Las imágenes llegaron a manos de todos sus amigos y compañeros de escuela, y su familia se vio obligada a cambiar de ciudad. Sin embargo, esto no solucionó el problema y Amanda siguió sufriendo acoso diario hasta que decidió suicidarse.

 

Los papás también tienen que entender las consecuencias que puede traer el sexting y explicar a sus hijos que esto podría poner en peligro su reputación, sus relaciones e incluso su vida.

 

Unos consejos fáciles...

 

...para evitar las consecuencias del sexting

 

Para proteger a su hijo de un posible desastre, establece las siguientes reglas:

 

NO envíes fotos íntimas a desconocidos, incluso si insisten (el 10% de los adolescentes admiten haberse visto obligados a enviar imágenes comprometedoras).

 

NO uses el sexting con alguien que te guste (si él o ella no tiene ningún interés en ti, podría compartir la imagen con sus amigos y compañeros de clase sólo por diversión).

 

NO envíes fotos de desnudos ni mensajes sexuales, aunque sea una broma. ¡Las consecuencias NO son ninguna broma!

 

NO intentes obtener más "likes" con la publicación de una foto comprometedora en las redes sociales. Siempre habrá alguien que quiera usarla en tu contra.

 

NO intercambies fotos de desnudos. Si alguien te importa y te envía una imagen comprometedora, adviértele de las consecuencias y pídele que la borre de todos los dispositivos en los que se haya sincronizado. Si temes ofender a esa persona, puedes tratar el tema haciendo una broma.

 

...Si tus fotos privadas se han hecho públicas

 

Aunque ya haya sucedido, es muy importante evitar este tipo de situaciones en el futuro, así que sigue las recomendaciones anteriores para reducir el impacto al mínimo.

 

Si la víctima es tu hijo, intenta hacerle entender de la mejor manera que no es el fin del mundo. No lo castigues, al contrario, intenta entender que no es culpa suya. En este momento es cuando más te necesita.


Si esas fotos o videos han sido publicadas en las redes sociales, no hagas ningún comentario, esto atraería más la atención y "alimentaría" a los trolls de Internet.
Puedes compensar las consecuencias negativas publicando actualizaciones positivas e ignorando el incidente.

 

Independientemente de la plataforma en la que se publicaron las fotos comprometedoras (ya sea una red social o una página web pornográfica), ponte en contacto con los administradores de la página e infórmales de que tus datos personales (fotos, videos, correspondencia) se publicaron sin tu consentimiento. En este caso, están obligados a eliminar tu información.


Si nada de lo anterior sirve de ayuda, recurre a un abogado y estudia la legislación de tu país sobre la "protección de los datos personales" y "distribución ilegal de pornografía". Muchos países aplican leyes muy severas para procesar a los distribuidores de "pornografía infantil".

 

Legislación

 

En los EE.UU., cualquiera que almacene o distribuya contenido de índole sexual que involucre a menores de edad (incluso si el contenido se ha recibido a través de sexting), infringe la ley sobre pornografía infantil y será procesado independientemente de su edad. Algunos consideran que esta ley es demasiado estricta, por lo que 20 de los estados tienen leyes propias sobre el sexting. Para más información al respecto, consulta el siguiente enlace: http://cyberbullying.org/state-sexting-laws.pdf

 

En países como Inglaterra o Alemania, aún no hay leyes sobre el sexting, pero los legisladores de ambos países consideran las imágenes eróticas de los menores de edad como pornografía infantil. En Inglaterra, incluso son procesados los menores que distribuyan dicho contenido.

 

En muchos países, se puede ir a la cárcel incluso por almacenar imágenes sexuales de menores, además de por la creación o distribución de estos contenidos.

 

Conclusión

 

El sexting es un fenómeno peligroso que está muy extendido y que puede tener terribles consecuencias tanto para los adolescentes como para los adultos. Recuerda que los medios de comunicación actuales no garantizan la seguridad de tus datos.

 

En Internet hay un montón de fotos y memes sobre casos fallidos de sexting, consejos para lograr ser un maestro en la práctica del sexting e incluso artículos sobre cómo hacer sexting de "forma segura y privada". Sin embargo, el sexting, por definición, nunca es "seguro" ni "privado". En primer lugar, la persona que aparece en la foto, incluso aunque no muestre su cara, puede ser identificada por marcas de nacimiento, tatuajes o cicatrices. Se puede revelar la identidad de una persona por pequeños detalles que aparecen en la foto: los interiores, los fondos o los espejos, por ejemplo. En segundo lugar, los metadatos de la foto podrían incluir cierta información sobre el propietario, la fecha de las imágenes o incluso el número de serie de la cámara. Esto podría ser suficiente para identificar al propietario del dispositivo. En tercer lugar, con el ritmo en que se desarrolla la tecnología actualmente, no se puede descartar en un futuro cercano el lanzamiento de algún software especializado en eliminar el desenfoque de las fotos, por lo que estas podrían llegar a verse en su estado inicial, sin estos retoques.

 

Teniendo todo esto en cuenta, el mejor consejo es: ¡NO te hagas fotos íntimas! Si estas no existen, no hay ningún problema. Por favor, explícale a tus hijos que Internet es como la vida real. ¿Saldrían a la calle desnudos? Dejen que ellos respondan a esta pregunta. Esta analogía puede ayudarles a responder a otra pregunta: ¿Es buena idea hacer sexting?

seo plugin e-max.it

Acceso

Suscripción

Términos y Condiciones

Somos una empresa conformada por un equipo de profesionales y técnicos capacitados permanentemente en las diferentes áreas de la tecnología, con el fin de estar al día en los continuos adelantos y cambios en la normalización y ajuste de procesos y procedimientos exigidos por los diferentes entes en las entidades estatales y públicas, “y de esta manera garantizar un excelente servicio.”

COPYRIGTH 2013 TD TECHNODIGITAL SAS. Prohibida su reproduccion total o parcial, asi como su traduccion a cualquier idioma sin autorizacion escrita de su titular.

Desarrollado por TD-TECHNODIGITAL SAS

 

CONTACTO

Calle 26b No 12i 30 

Bogota - Colombia

tdtechnodigital@tdtechnodigital.com

Tel: 361 87 14  Cel: 312-5463451 / 311-8739800